domingo, 29 de marzo de 2015

Dentro del cerebro humano

Esta animación fue creada a partir de una cabeza humana congelada en un bloque de hielo, seccionada en 700 partes cada una con un espesor de 174 micras. La animación se inicia cerca de la parte superior de la cabeza y se baja hacia el cuello.

domingo, 22 de marzo de 2015

Experimentos de física cuántica

La física cuántica no funciona como la física que vemos, la de las "cosas grandes", dos interesantes vídeos explicando el hipotético experimento del gato de Schrödinger y el experimento de la doble ranura.



martes, 17 de marzo de 2015

El cambio climático es imparable

Hay una corriente que va desde el Golfo de México hasta las costas de Groenlandia, el agua cálida de los trópicos sube por la superficie del océano hasta las zonas más septentrionales porque allí el agua fría se hunde y genera una corriente submarina hasta el Golfo.

El derretimiento de los hielos árticos aporta cada vez más agua dulce al océano. El agua dulce es menos pesada que la salada, así que no se hunde, sino que se diluye por la superficie y frena el curso del agua cálida. La corriente se ralentiza y el agua cálida se diluye en la fría, haciendo que las temperaturas del Norte aumenten. El hielo se derrite a más velocidad y la corriente se ralentiza aún más.

Al mismo tiempo, el flujo de agua cálida también es menor. El calor de la corriente del Atlántico Norte es el que mantiene estable la temperatura media de Irlanda y Reino Unido, de modo que su ralentización provoca una paulatina pero finalmente drástica bajada de temperaturas en las islas británicas.

El cambio de temperaturas generado por una parada de la corriente del Atlántico Norte afectaría sucesivamente a todas las demás corrientes del planeta. Los cambios de temperatura generados, consecuentemente, alterarían la presión atmosférica y cambiarían la circulación del aire.

Si los vientos cambian, las consecuencias apenas son imaginables. Por ejemplo, hay una corriente atmosférica que une el Sahara con el Amazonas de la que apenas se está comenzando a saber algo. El viento levanta el polvo del Sahel y arrastra todos los años más de 27 millones de toneladas de minerales, como el fósforo, esenciales para que la selva amazónica pueda sobrevivir, pues es esta corriente de arena la que repone los nutrientes que la jungla pierde tras las largas e intensas lluvias tropicales.

Pero el derretimiento del hielo ártico no sólo cambia el clima a través de las corrientes oceánicas. También está contribuyendo a cargar la atmósfera con gases de efecto invernadero.

El permafrost es el suelo congelado que cubre las regiones árticas, desde Siberia a Canadá, desde Alaska a Noruega pasando por Islandia. Está compuesto por materia orgánica almacenada desde hace cientos de miles de años cuya profundidad alcanza los tres metros bajo el hielo.

Según se derrite el hielo, los microorganismos que habitan el suelo acceden a más y más de esta materia orgánica, transformando en metano el hidrógeno y el dióxido de carbono almacenados en los sedimentos vegetales. Cada día que pasa se conocen nuevas especies de estos microbios y nuevos comportamientos que hasta ahora no se contemplaban en los cálculos científicos, como que son capaces de desplazarse incluso cuando las temperaturas son extremas y sobrevivir en ambientes cargados del metano que desprenden.

Todo ello convierte el Ártico en una bomba a punto de estallar: se calcula que la cantidad de gases de efecto invernadero que se almacena en las regiones árticas duplica la que hay en la atmósfera.

Los humanos, mientras tanto, siguen a lo suyo. De vez en cuando, hay una conferencias del clima en que se pasa el tiempo con negociaciones de alto contenido político y empresarial. Allí se juega a decidir si los humanos quieren o no quieren detener el proceso de cambio climático. Como si realmente pudieran. De poco va a servir discutir estos asuntos humanos, demasiado humanos para que, aun llegando a algún acuerdo histórico que por el momento ni está ni se le espera, se pueda evitar la catástrofe a estas alturas de la película.

Fuente: Tercera Cultura

domingo, 15 de marzo de 2015

Sistema Solar y Vía Láctea

A lo mejor no te habías parado a pensar que, la Tierra, el Sistema Solar y la Vía Láctea viajaran de esta forma:



sábado, 14 de marzo de 2015

Io sobre Júpiter

Foto tomada desde el Hubble que muestra el tránsito de la luna volcánica Io sobre Júpiter. El punto negro visible en Júpiter es la sombra de Io y es del tamaño de la luna misma (3.640 kilometros de diámetro). Esta sombra navega a través de la cara de Júpiter a 17 kilómetros por segundo. Los detalles más pequeños visibles en Io y Júpiter miden 150 kilómetros de diámetro.



Fuente: spacetelescope.org

jueves, 5 de marzo de 2015

El océano de Marte

Según un estudio reciente de científicos dela NASA, hace 4,3 millones de años, Marte tuvo un gran océano que ocupaba casi la mitad del hemisferio Norte. Aunque ahora se buscan respuestas de por qué este agua se fue perdiendo al espacio, este estudio es muy importante para poder entender la historia del planeta rojo.


Fuente: NASA

lunes, 2 de marzo de 2015

Impacto de gran asteroide contra la Tierra

Impresionante recreación de como sería el impacto de un asteroide de 500 kms de diámetro contra la Tierra, el océano Pacífico sería el punto crítico donde nace la destrucción y exterminio de toda vida terrestre.



domingo, 11 de enero de 2015

Los Pirineos nevados

Preciosa imagen tomada el pasado 1 de Enero de 2015 por el satélite Proba-V de la ESA, cuya misión consiste en monitorizar cada dos días el crecimiento de la vegetación y los cambios en la cubierta del terreno en todo el planeta.




Fuente: Agencia Espacial Europea

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails