miércoles, 10 de abril de 2013

Inicio de Primavera con más lluvias

¿Es el deshielo del Ártico la causa?

Los principales centros de investigación atmosférica del mundo analizan en estos momentos si este invierno de nevadas y lluvias anormalmente grandes tanto en Norteamérica como en Europa es el resultado de que la superficie helada del océano Ártico se redujera a límites históricos el pasado otoño -un 18% menos de hielo que en el anterior mínimo de 2007-.

La pérdida de hielo del Ártico añade calor al océano y a la atmósfera, y ese calor debilita la llamada "corriente del chorro" -un flujo de vientos muy fuertes a gran altura que gobierna los sistemas de tormentas en el hemisferio Norte- modificando su dirección. De este modo, el calor provocado por el deshielo ártico habría alterado la dirección dominante de la corriente del chorro, que es de Oeste a Este -hecho que motiva, por ejemplo, que los trayectos aéreos de Estados Unidos a Europa sean más cortos que al contrario-, y dado lugar a un mayor flujo de vientos en dirección Norte-Sur.


La línea amarilla marca el límite de hielo hace 30 años. Foto: NASA

El profesor de Análisis del Sistema Tierra del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Postdam (Alemania), Vladimir Petoukhov, analiza esa vinculación, y sus primeras hipótesis sugieren, efectivamente, "que la pérdida de hielo del pasado verano está cambiando la dirección de la corriente del chorro". Según indica Petoukhov esta modificación estaría provocando un mayor flujo de aire frío del Norte hacia el Sur. Científicos de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés) suscribieron ese planteamiento en un artículo publicado en septiembre de 2012 en el que advertían de que el dato de deshielo Ártico que se acababa de conocer iba a influenciar el clima en todo el Hemisferio Norte.

El catedrático de Física de la Atmósfera de la Universidad Complutense de Madrid, Ricardo García Herrera, coincide también en que la debilitación de la corriente del chorro está moviendo más aire polar de Norte a Sur. No obstante, García Herrera afirma que la pérdida de hielo ártico puede ser un factor que influya en la actual situación meteorológica "pero no la explicación". A su juicio, esta tiene que ver también con que la llamada "Oscilación del Atlántico Norte" (NAO) esté en fase negativa, lo que supone "que el anticiclón de las Azores esté debilitado y desplazado de su posición habitual; y tengamos altas presiones por encima de la zona de Islandia". ¿Qué provoca este hecho? "Que el paso de borrascas sea más frecuente en las latitudes donde se encuentra España".

El catedrático de Física de la Atmósfera considera que los tres meses de invierno en España "no han sido demasiado anómalos" de acuerdo con el informe trimestral realizado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), de la que fue presidente durante dos años (2010-2012). "Pero que la situación actual sí lo es", agrega. De hecho, España ha pasado del año más seco en medio siglo a uno de los más húmedos e, incluso, al mes de marzo con la mayor pluviometría desde que en 1947 comenzaron los registros de precipitaciones.

Fuente: LaVanguardia.com/medio-ambiente

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails