jueves, 24 de mayo de 2012

Foto desde el cráter marciano Endeavor

La visión incluye una sombra del propio rover en el primer plano y la cuenca del cráter gigante en la distancia. Opportunity está encaramado en el borde occidental del cráter Endeavour mirando hacia el este. El cráter se extiende a lo largo de 22 kilómetros de diámetro. Opportunity ha estado estudiando el borde del cráter Endeavour desde que llegó allí en agosto del año pasado.

La escena se presenta en falso color para enfatizar las diferencias entre materiales, como las dunas oscuras en el suelo del cráter. Esto da a porciones de la imagen un tinte agua.


Opportunity tomó la mayor parte de estas imágenes el pasado 9 de marzo, mientras el vehículo propulsado con energía solar pasaba varias semanas en un lugar idóneo para conservar la energía durante el invierno marciano. Desde entonces, ha reanudado la conducción, y actualmente investiga un parche de polvo marciano, cerca de su refugio de invierno.

Opportunity y su rover gemelo Spirit completaron sus misiones primarias de tres meses sobre Marte en abril de 2004. Ambos vehículos continuaron trabajando durante años en misiones de larga duración. Ambos han hecho descubrimientos importantes sobre ambientes húmedos en el antiguo Marte que podrían haber sido favorables para sostener la vida microbiana. Spirit dejó de comunicarse en el año 2010. Desde su aterrizaje en la región de Meridiani en enero de 2004, el Opportunity ha recorrido 34.4 kilómetros.

Fuente: Europapress.es

domingo, 20 de mayo de 2012

Una superexplosión en el Sol podría destruir la Tierra

Pese a hipótesis anteriores que lo negaban, en el Sol pueden producirse superexplosiones capaces de provocar tormentas magnéticas y fuertes emisiones de radiación hasta ahora desconocidas que podrían destruir la Tierra. Esta es la conclusión de un grupo de investigadores del Observatorio de la Universidad de Kyoto, en Japón, dirigido por el profesor Kadzunari Shibata.

Hasta ahora se creía que el Sol solo era capaz de provocar erupciones convencionales, que frecuentemente van acompañadas de emisiones de radiación o de plasma, y son capaces de generar tormentas magnéticas. A veces pueden causar fallos en los sistemas de comunicación, 'noquear' satélites e incluso irradiar a los astronautas.


Los científicos pensaban que las colosales superexplosiones, capaces de liberar hasta 10.000 veces más energía que las erupciones solares hasta ahora conocidas, se producían sólo durante el llamado efecto ‘Júpiter caliente’, es decir cuando alrededor de una estrella está rotando un planeta de masa similar a la de Júpiter a una distancia mucho más corta que la que hay entre Mercurio y el Sol.

Al tratar de comprobar o refutar esta teoría, los científicos japoneses usaron el Telescopio Kepler de la NASA para medir en la Vía Láctea el brillo de cerca de 83.000 estrellas similares al Sol en tamaño y temperatura durante el periodo comprendido entre abril y diciembre del 2009, a intervalos de 30 minutos.

Como resultado, en 148 de ellas se detectaron 365 superexplosiones que permitirían asumir que el Sol no tiene por qué ser una excepción y que en cualquier momento este fenómeno podría suceder también en él.

"Una superexplosión es capaz de causar un enorme daño a la Tierra, por lo que es necesario continuar con la investigación", advirtió el profesor Shibata.

Fuente: RT/ciencias

sábado, 12 de mayo de 2012

Arco Iris invertido

Un arco Circumzenithal es un fenómeno atmosférico fascinante, a veces llamado un arco iris inverso, ya que a primera vista, es la impresión que muestra. El arco de circumzenithal o arco circumzenith ( CZA ), también llamado el arco de Bravais , es un fenómeno óptico similar en apariencia a un arco iris, pero que surge de la refracción de la luz solar orientada horizontalmente a través a cristales de hielo, generalmente en las nubes cirrus, en lugar de gotas de lluvia.


Se forma no más de una cuarta parte de un círculo centrado en el cenit. Sus colores son de color azul en el interior a rojo en el exterior del arco. Se trata de uno de los más brillantes y más coloridos halos. Sus colores son más puros que los del arco iris porque hay mucho menos superposición de color en su formación.


La primera impresión es la de un arco iris al revés. El arco circumzenithal se ha llamado “una sonrisa en el cielo” por su apariencia. La luz que forma el CZA entra en un cristal de hielo a través de su cara superior plana, y sale a través de una cara del lado del prisma. El CZA sólo se puede formar cuando el sol está a una altura inferior a 32,2 °. El CZA es más brillante cuando el sol está a 22 ° sobre el horizonte. El radio CZA varía entre 32.2 ° y 0 °, dependiendo de la altitud solar.


Fuente: meteovargas.com

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails